Víctor Montes, reformando la historia de los restaurantes

Por gran parte del territorio nacional se está dando un auge de la restauración de locales y bares para abrir nuevos negocios. Esto abre las puertas a que pequeños establecimientos encuentren su espacio y puedan obtener éxito. Un claro ejemplo de una buena restauración de un local la podemos encontrar en Víctor Montes , que hoy en día es uno de los restaurantes más famosos de Bilbao. No solo por su fantástica gastronomía sino por toda la historia que cuenta tras sus paredes.

 

Antes de convertirse en un restaurante, Víctor Montes fue un ultramarinos donde se pudieron encontrar alimentos como el chocolate o especias exóticas. Más tarde pasó a convertirse en uno de los mejores restaurantes de la ciudad del Siglo XX y puede presumir de haber sido el lugar donde se hizo el proyecto Guggenheim por el propio Frank Gehry.

El local, durante todo este tiempo, no ha perdido su encanto ni su esencia. ¿El motivo? Una buena restauración de interiores. Al dejar el trabajo en manos de profesionales, han dejado las partes esenciales que representan toda la historia que el negocio tiene por detrás, pero renovando elementos necesarios para la comodidad de los clientes.

 

A la hora de diseñar un restaurante, es imprescindible conocer su historia y la repercusión que pudo tener en el pasado para la ciudad y sus habitantes. Puede ofrecer un gran carácter y reputación a su negocio. Cuando Bilbao Diseño se puso a trabajar en la reforma del local, sabían que no querían perder ese camino marcado por la historia de urbe. Un restaurante con un diseño clásico que ofrece platos con alimentos típicos de la zona es la combinación perfecta para alcanzar el éxito.

 

Gastronomía, cultura y diseño se entrelazan en Víctor Montes.